La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Signos de alerta en el desarrollo psicomotor

Publicado 14/09/2018

Terapia OcupacionalTerapia OcupacionalDesde el área de Terapia Ocupacional del Centro Alcanza, os damos información sobre el retraso psicomotor, un "diagnóstico" que se suele utilizar en numerosas ocasiones, pero que a su vez se desconoce su verdadero significado.

El retraso psicomotor supone que los hitos del desarrollo del niño no se están alcanzando como correspondería a su edad o se encuentran alterados.

Este retraso se puede hacer visible en alguna habilidad específica, (cognitivas, psicológicas, sociales, motrices, comunicativas, de lenguaje…) o en todas ellas a la vez.

 

Los signos de alarma en el desarrollo psicomotor, son un retraso significativo en el tiempo en la aparición de habilidades que se presuponen que el niño debe adquirir conforme va avanzando su desarrollo.

También hay que prestar especial atención a los patrones o reflejos que deberían ir desapareciendo, como los reflejos innatos o la existencia de signos anómalos a cualquier edad.

 

Nuestra Terapeuta Ocupacional, nos presenta  señales de alerta en diferentes rango de edad:

Signos de alarma de 1 a 3 meses:

• No sonríe.

• Es demasiado irritable.

• Pulgar dentro de la mano (en mayores de 2 meses)

• No sostiene la cabeza

 

Signos de alarma de 3 a 6 meses:

• Ausencia de gorgojeos.

• No explora su cuerpo.

• No levanta la cabeza.

• No se mantiene sentado con apoyo.

• Estereotipias.

• No mira hacia donde se produce el sonido.

 

Signos de alarma de 6 a 9 meses:

• Aun presenta reflejos primarios.

• No presenta pinza ni prensión con la mano.

• No tiene coordinación visuo-manual.

• Espasticidad en miembros inferiores.

 

Signos de alarma de 9 a 12 meses.

• No repite sonidos.

• No intenta ponerse de pie.

• No se interesa por el medio que le rodea.

• Presenta movimientos involuntarios.

• Presenta reflejos anormales.

 

Signos de 12 a 18 meses.

• Manipula los objetos de forma torpe.

• No mantiene la atención.

• No señala o pide cosas.

• No emite ninguna palabra.

• No camina.

• No tiene interés por los objetos que se le presentan.

 

Desde Terapia Ocupacional, se hace una valoración exhaustiva del niño, para mejorar su participación de acuerdo a lo esperado para su edad. Se le ofrece una guía y se le facilita la adquisición de habilidades en las áreas en las que presenta dificultades.

Recordar que nuestra terapeuta ocupacional, además de poder ayudar en la mejora del restraso psicomotor, también puede mejorar problemas de integración sensorial, aportar estrategias de calma para niños inquietos, trabajar adaptación a texturas en alimentación, entre otros muchos aspectos.

 

Durante la intervención se considera al niño en su totalidad, teniendo en cuenta todos los aspectos biológicos, familiares, educativos, etc. por eso además del servicio de Terapia Ocupacional, en nuestro centro, trabajamos desde una visión interdisciplinar, con un equipo formado por diferentes profesionales como psicólogos, logopeda o fisioterapeuta, entre otros.