La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Familias y coronavirus en Almería desde la psicología infantil.

Publicado 16/08/2020

Familias y coronavirus en Almería, con la ayuda de la psicología infantil.

Os doy la bienvenida a la tercera charla organizada por el Ayuntamiento de Viator, que persigue el bienestar emocional de sus habitantes, este taller ha sido impartido por Maribel Mora, psicóloga infantil en Almería en el Centro de desarrollo infantil Alcanza, es una de las mejores especialista en atención temprana en Almería.

La primera y la segunda charla trataba de dar estrategias psicológicas para niños y padre para afrontar el confinamiento, y en esta queremos que sea para tener estrategias para poder salir del confinamiento. El artículo consta de tres partes, en esta primera parte trataremos la forma de afrontar la "nueva normalidad" para los padres, la segunda parte para daros herramientas a vosotros como padres, y para finalizar estrategias de psicología infantil para los más pequeños de la casa.

    1- Y me diréis pues salir es fácil cuando podamos salir salimos y listo, pero aunque nos creamos que es fácil, puede que lo sea para algunas personas, pero quizás otras no lo van a tener tan fácil.

Aquí tenemos los dos extremos del comportamiento humano, padres que vuelve a sus rutinas sin preocupaciones como si no hubiera pasado nada, y padres que ahora tiene miedo a salir.

-Lo primero que tenemos que pensar, es que tenemos que adaptarnos a esta nueva situación, es decir, si vivo en un lugar donde hace calor es lógico que la ropa de mi armario sea de verano, tenga cosas relacionadas con la playa, etc. Pero si me destinan a trabajar a Noruega quizás los bikinis o la ropa de verano es mejor que las deje aquí en Almería. A cualquier persona le parecería absurdo llevarse la ropa de verano a ese país por que debemos adaptarnos a nuestra nueva etapa.

- Ahora nos encontramos en ese preciso instante , tenemos que adaptarnos a las nuevas circunstancias en las que nos encontramos, y adaptarnos significa tomar una serie de precauciones para poder protegernos, no podemos salir como si no hubiera pasado nada,  no nos estaríamos adaptando a la situación actual que tenemos, no nos estaríamos protegiendo ni habríamos aprendido de lo vivido. Por lo tanto, deberíamos salir de esta situación aprendiendo a protegernos y adaptándonos.

Vamos a centrarnos sobre todo en las personas que tienen miedo:

Y es que como dijimos en la anterior charla, el miedo es una respuesta adaptativa que nos salva de situaciones peligrosas, por eso los seres humanos llevamos ya algunos años en el existiendo como especie, cuando estábamos por las cavernas huíamos de animales y situaciones peligrosas, y gracias a esto nuestra especie sobrevive. Pero ahora poco a poco vamos a tener que ir recuperando actividades y acciones que hacíamos antes, pero está claro que también tenemos que hacer cambios, cambios que minimicen una amenaza real, y esto que quiere decir, que tendremos que protegernos más y tendremos que establecer algunos cambios que nos aconsejen los especialistas en sanidad para proteger nuestra salud, por ejemplo, el uso de mascarillas, mayor higiene de manos, uso de guantes, etc.

En el momento en el que finalizó el confinamiento hubo personas que experimentaron ansiedad a la hora de salir a la calle, sobre todo si estamos hablando de una persona que haya estado durante todo el confinamiento en casa y no haya salido en ninguna ocasión ni a tirar la basura, ni compras, ni nada, esto es normal, como hemos hablado, hay una amenaza real hacia su salud, pero necesitamos seguir funcionando y vamos a intentar buscar soluciones con la ayuda de la psicología.

Por ejemplo, si yo veo un león en las calles de Almería, la sensación que tengo es miedo, y sería un miedo muy inteligente para preservar mi vida, pero si lo veo en foto o en la televisión ese miedo desaparece, porque me encuentro a salvo. Volviendo a nuestra situación, vamos a intentar crearnos esa sensación de “a salvo” con las medidas de precaución que debemos tomar: uso de mascarillas, no acudir a lugares concurridos, mantener la distancia de seguridad, extremar la higiene de manos y superficies, etc. Con esto hemos minimizado la amenaza, con lo cual, nuestro miedo debería ser menor.

Pero si como os decía, por este tiempo de confinamiento, experimentamos sensaciones de ansiedad importantes a la hora de salir a la calle vamos a hacer lo siguiente: por un lado, vamos a hacer lo siguiente, vamos a frenar las verbalizaciones negativas, vamos a decirnos las cosas en términos reales, y vamos a manejar esos pensamientos negativos para que ellos no nos manejen a nosotros. Si el hecho de plantearnos salir ya nos genera ansiedad, quizás puede ser positivo plantearnos esta situación imaginariamente, ¿y como contrarrestamos la sensación de agobio que tenemos?,  con algunas técnicas psicológicas de relajación o respiración. Por que la opción que contrarresta a esta ansiedad, a este nerviosismo, es la relajación.

Vamos a pensar que tenemos una escalera, y que el salir a la calle con total normalidad, está en el piso más alto, quizás antes eso era solo dar un pasito­, pero ahora el llegar arriba nos cuesta más, vamos a ver como tenemos que subir estos escalones nuevos que nos han surgido:

El truco de plantearlo primero en nuestra imaginación, y luego ir planteándonos pequeñas metas, lo importante es terminar la situación feliz, no ansiosos. Para esto, vamos a dividirnos la meta en pequeños pasos, quizás el primer paso para una persona el primer día sea solo abrir la puerta de casa y pisar el rellano del piso, el siguiente día puede ser atravesar el pasillo y volver, el tercer paso bajar las escaleras, aunque no salgamos del portal.

Los pasos se tienen que adaptar a cada persona, también nosotros mismos vamos a tener diferentes sensaciones dependiendo del día, quizás un día nos va a costar muchísimo y otro día nos vamos a levantar de forma diferente, con pensamientos más positivos y vamos a obtener muchos pasos, al final se trata de establecer pasos adaptados a vuestra situación, escribir los pasos por escritos, numerarlo por grado de dificultad y a por ello. Todos los días vamos a intentar realizar un paso, si los veis fácil, podéis hacer dos, y si los veis difíciles dividir el paso, en dos, lo importante que lo viváis como un éxito, y no como una situación ansiosa, para ello deberéis contrarrestar con técnicas de psicología de relajación.

Si veis que la situación os desborda, quizás necesitáis atención personalizada y terapia, en nuestro centro contamos con varias compañeras psicólogas en Almería que atienden de forma "on line" y presencial en nuestro centro en la Vega de Acá en Almería.

    2- Vamos a ver ahora que medidas podemos tomar como padres y madres ante la salida de vuestros hijos, quizás muchos salisteis antes y no encontrasteis ningún problema, pero quizás otros habéis encontrado dificultades.

Os damos estrategias, con la ayuda de la psicología infantil:

- Hablar los padres con antelación, y establecer normas a la hora de la salida, precauciones a tomar, formas de actuar, quien sale, a qué hora, materiales etc. Podéis situarlo dentro del horario que tengáis organizado

- Comentarles que no va a haber salidas a parques, podéis evitarlo para evitar conflictos, que van a ser un paseo, y como máximo de una hora, para que no estemos todos al mismo tiempo en la calle, nos puede facilitar si llevamos un cronómetro para que avise cuando se aproxime el final del paseo.

- No anticipar con demasiada antelación las salidas, a no ser que se establezcan y se programe dentro del horario. Si el niño sabe claro donde viene la salida a que le sigue, estupendo. Si no está dentro del horario una buena forma de estipuladlo puede ser en un reloj analógico hacer una cartulina con el dibujo de la calle o un dibujo suyo dibujado con él en la calle, si el reloj es digital podemos decir la hora de la salida.

- Antes de salir podemos practicar la importancia de no tocarse la cara, con un juego, cogiendo algo que manche, mejor si se puede comer (crema de cacahuete, crema de avellanas, ) y ver después de un rato cuantas manchas tenemos en la cara, para hacernos conscientes de la importancia de no tocarnos la cara cuando estamos fuera. Otra buena forma de prevenir que se toque la cara durante el paseo es darle la mano durante el mismo

- Se puede ensayar el protocolo que vamos a seguir durante la salida, como van a ser las normas antes de salir, anticipar que todos debemos llevar una mascarilla,  durante la salida (no tocar el suelo con las manos, no tocarnos la cara, por ejemplo quien toque el suelo con las manos pierde, solo se puede tocar con nuestros zapatos, que hasta que lleguemos a la calle las puertas solo la abren los padres, etc.

- Nosotros como adultos no debemos manifestar ansiedad durante estas salidas, ya que si no, no vamos a dejar que ellos disfruten y en vez de ser una actividad agradable se va a convertir en una situación de estrés. Los adultos debemos controlar bien estas emociones que puedan surgir, y prevenir situaciones, debemos prevenir que un niño se puede caer o tocar el suelo durante estas salidas, podemos llevar un bote de gel hidroalcohólico o una botella con agua y jabón por si surgen estas situaciones.

Si vosotros, como padres, sentís ansiedad por que vuestros hijos salgan a la calle: intentad prevenir situaciones problemáticas para evitar conflictos, por ejemplo no llevar alimentos, no llevar objetos que luego se puedan llevar a la boca, no mirar el móvil mientras estamos en estos paseos, etc . Es decir, anticipar situaciones problemáticas.

- A la hora de volver podemos establecer como una gimkana de pasos  que tenemos que hacer, incluso podemos poner números y que ellos participen en la elaboración. Por ejemplo: paso 1 quitarnos los zapatos, paso 2 quitarnos la ropa, 3 meterla en la lavadora, 4 a la ducha. El protocolo que vosotros como padres estiméis al volver a casa.

- Debemos remarcar bien es el lavado de manos al llegar a casa, algunos de nuestros niños ya han asumido muy bien la forma de lavarse las manos, otros quizás les cueste y tengan que mejorar la técnica. Los niños funcionan muy bien a nivel visual, así que si ponemos en el baño una foto de como se realizan un buen lavado de manos será una buena herramienta. El reloj de arena es un buen recurso par recordar el tiempo que necesitan para lavarse las manos, otro juego que os sugiero puede ser, con un rotulador ponerle puntitos por diferentes zonas de la mano, y decirle que tienen que eliminarlo, convirtiendo el momento de lavado de manos en un juego.

- Al llegar podemos repasar como ha ido el paseo, que tenemos que mejorar, y que hemos hecho bien (el refuerzo positivo es fundamental en la psicología infantil), empezar primero con las cosas a mejorar y terminar con lo que ha hecho bien. Y el próximo día tenemos que continuar hasta hacerlo perfecto.

    3- En el caso que el niño tenga miedo a la hora de salir a la calle, debemos respetar y no forzar al niño para que salga, cada niño necesita su tiempo y va a vivir esta situación de manera diferente. Si nuestro hijo manifiesta miedo, haremos lo siguiente.

Vamos a evaluar el porqué surge, si es por el virus, si es porque se sienten que están incumpliendo una norma, o porque sienten que les pueden regañar. A veces pueden tener dificultad en transmitir este miedo porque ellos mismo no sepan expresarlo, ni identificarlo bien. Podemos decir que lo dibuje, también podemos dibujarlo nosotros y que ellos nos rodeen qué es lo que no le gustaría del hecho de salir a la calle, por supuesto puede ser por diversas razones.

Una vez identificado, digámosle que el miedo es una sensación normal, pero que el virus es ya más débil y que por eso podemos salir, y que ahora además tenemos el "escudo" para poder protegernos, sabemos cómo mantenerlo controlado con la higiene y con la distancia.

Podemos exponerlos a que vean niños en la calle a través de la ventana o quizás vídeos o experiencias de niños amigos o familiares que hayan salido y les cuenten su experiencia positiva. Muy importante nuestro lenguaje no verbal, aunque nos sintamos ansiosos, y nerviosos, intentar calmarnos, para no trasladar esta emoción a nuestros hijos.

Les puede ayudar que le comentemos que nos gustaría darnos un pequeño paseo con ellos, y también puede ser aconsejable, que utilicemos la técnica que hemos comentado para los adultos, dividáis esa salida en pequeños pasos e intentéis cada día conseguir un pasito más. Recordar que si sois vosotros los que planteáis los pasos no tiene por qué corresponderse con lo que los niños piensan, así que puede ser que tengamos que ir variándolo cuando nos pongamos a realizar la práctica, lo importante que vayamos planteando pequeños pasos, si veis que aun dando pequeños pasos, el niño sigue mostrando ansiedad, debemos acudir a un profesional de la psicología infantil en Almería. 

En el centro Alcanza somos especialistas en terapias infantiles y adolescentes, contamos con especialistas en atención temprana, neuropsicología, logopedia, fisioterapia infantil y nutrición. Todas nuestras compañeras cuentan con una dilatada experiencia en tratamientos infantiles y una formación específica en niños.

 

 

 

 

CENTRO DE PSICOLOGÍA INFANTIL EN ALMERÍA, síguenos