La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Disfemia infantil y atención temprana.

Publicado 01/09/2020

Disfemia infantil y atención temprana en Almería

Nuestra compañera Lola, logopeda de nuestro centro y experta en atención temprana en Almería, nos enseña todo sobre la disfemia infantil, conocida popularmente como tartamudez.

 

Aprender a expresarse no es una tarea fácil para algunos niños, el lenguaje es el medio por el cual el niño expresa sus deseos, emociones y se comunica en multitud de situaciones.

La mayoría de los niños adquieren esta habilidad sin que los padres casi se den cuenta, por la facilidad con que se desarrolla. Pero cuando existen problemas o el niño muestra esfuerzo al hablar, los padres lógicamente se preocupan, tenemos que saber que aprender a hablar es una habilidad complicada y no es extraño que algunos niños cometan errores. los niños entre los 2 y 5 años no tienen una fluidez total y cometen errores, que pueden desaparecer de forma espontánea.

Cuando esto ocurre es muy importante realizar una consulta preventiva con un terapeuta del lenguaje especializado en atención temprana, un logopeda infantil. Lo peor que podemos hacer es “esperar”, ya que cuanto más cerca del inicio del síntoma se intervenga, mejor será el resultado.

Actualmente, existen métodos de diagnóstico modernos que permiten diferenciar los errores normales de la fluidez, de las expresiones indicadoras del inicio de una tartamudez. 

A partir del diagnóstico se pueden establecer distintos tipos de intervención: si es necesario intervenir directamente con el niño (intervención directa) o hacerlo a través de sus padres (intervención indirecta).

 

Aquí os presentamos un cuadro con ejemplos de disfluencias típicas y atípicas en el desarrollo del niño:

DISFLUENCIAS NORMALES/TIPÍCAS

DISFLUENCIAS ANORMALES/ATÍPICAS

VACILACIONES “Pues..pues eso me pasa”

Repeticiones de sonidos: “P…p…p…p…papá”

Repeticiones de silabas: “Pa…pa…pa…pajarito”

REFORMULACIÓN DE ORACIONES: “Voy a ...esto... me quedo con papá”

Más de dos repeticiones de palabras cortas: “pero… pero… pero… pero dámelo”

Una o dos repeticiones de toda la palabra o la frase: “mamá, mamá ven”

Alargar un sonido durante varios segundos: “Eeeeeeese niño”

Silencios entre las palabras: “Este es........mi amigo Javi”

Bloqueos o interrupción del flujo de aire (“atasco”).

Interjecciones: “Um, um, yo… quiero ir a casa”.

Silencios tensos entre las palabras: “¿Por qué .....(silencio, mientras mantiene la boca abierta) se llama Pablo?”.

Muletillas: “Es un juego,... bueno una cosa,... bueno, es un juguete”.

Palabras partidas: “Vamos to…dos a casa” o “tele…visión”.

 

Tensión mientras se habla, esfuerzos por hacer salir las palabras.

 

Movimientos asociados al habla en la cara o el cuerpo, de esfuerzo y tensión: “cerrar los ojos”, “hacer muecas”, “mover el cuello o las manos” como para ayudarse cuando se está bloqueando.

 

Velocidad rápida del habla. Cambio de volumen o de tono

 

Algunos consejos para los padres cuando esto ocurre son los siguientes:

-          Acepta su forma de hablar

-          No se sienta culpable

-          No considere el tartamudeo como algo negativo

-          Procura no transmitirle desagrado cuando este atascado

-          No se impaciente

-          Piense que el niño hace esfuerzos por controlar su habla

 

¿Cómo podemos ayudarlo?

-          Dedicar un tiempo a diario.

-          Conversar con el niño.

-          Reducir las preguntas.

-          Mirar a los ojos, transmitiendo tranquilidad.

-          Leer con él.

-          Hablarle lento, alargando la primera silaba de la primera palabra y las vocales, con un tono suave y natural.

-          Utilizar un lenguaje sencillo, evita hacer frases largas y complicadas.

-          Cometer errores uno mismo

 

¿Qué decirle cuando se atasca?

Cuando el niño muestra frustración por su atasco, se le puede decir algo que vea que se reconoce su dificultad: ¡Vaya! parece que no sale, ¿eh?; A mí también me pasa. Mira como hago yo así… (diciendo la palabra aaaaalargando), flojito (sin fuerza…). Dígaselo solo ocasionalmente, cuando si está contrariado, no cada vez que aparece una disfluencia.

-          No deje que su hijo lo vea preocupado por su forma de hablar.

-          Procure no ponerse nervioso y mantenga la calma cuando el niño se bloquee.

-          Espera a que termine y no le acabe las palabras, aunque sepa lo que quiere decir.

-          Háblale despacio, con pausa entre las frases, sin apresurarse.

-          Use un vocabulario sencillo y frases poco complicadas.

-          Procure alargar las primeras silabas de las palabras al hablarle.

-          Mire al niño cuando le habla.

-          demuéstrale con su actitud que disfruta hablando con él.

-          No realice demasiadas preguntas directas, mejor haga comentarios.

-          Intente que sus preguntas no impliquen respuestas largas.

-          No le de recomendaciones como toma aire, ve despacio, respira.

-          Cometa algún error en su expresión cuando el niño le escucha.

-          No le ponga en situaciones que le presione o le meta prisa.

-          Pero si el quiere hablar en situaciones más tensas, déjele.

-         Si le observa frustrado o disgustado por su falta de fluidez, tranquilícele diciéndole que todo el mundo encuentra dificultades para hablar alguna vez y también que él habla fluido en muchas ocasiones.

Cuando se observan estas dificultades, es necesario acudir a un logopeda especilizado en la atención temprana de la disfemia o tartamudez. Conviene acudir lo más pronto posible al logopeda. El logopeda entrevistará a los padres y después observará el habla, la conducta y la forma de comunicarse del niño, además pedirá información al colegio.

Una vez realizada esta evaluación, el logopeda infantil les informará si es necesaria la terapia y, si es así, que tipo es la más apropiada.

En nuestro centro de atención temprana y logopedia en Almería estamos especializadas en tratar la disfemia con los tratamientos más efectivos e innovadores. Nos puedes encontrar en la Vega de Acá en Almería capital, junto al Parque de las Familias, estaremos encantadas de ayudarte, contamos con un equipo de logopeda, fisioterapia infantil, nutricionista y varias psicólogas infantiles en Almería.

 

CENTRO DE PSICOLOGÍA INFANTIL EN ALMERÍA, síguenos