La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Ayuda psicológica infantil y adultos en tiempos de coronavirus.

Publicado 09/05/2020

Ayuda psicológica infantil en Almería.

Desde el Centro ALCANZA, su equipo de profesionales (psicóloga infantil, experta en atención temprana, logopeda, fisioterapeuta pediátrica y nutricionista) queremos continuar cuidando de vosotros en esta época tan difícil; así que hemos preparado una serie de estrategias psicológicas para mejorar el bienestar emocional de las familias, esta vez nos vamos a centrar en el bienestar de vosotros los padres. Y es que cuesta cuidar de los demás cuando uno no se encuentra bien, ¿verdad? por eso se ha creado este artículo, para mejorar vuestro bienestar psicológico y emocional.

Estamos viviendo una época difícil que trae consigo muchos problemas, además los más importantes: salud, familia, estamos preocupados por nuestra salud y la de nuestros seres queridos; y económicos y laborales, vivimos con angustia y con incertidumbre por nuestras situaciones laborales. Es normal que esta situación nos afecte a nivel psicológico y emocional.

Lo que vamos a ver aquí no sustituye ni pretende ser una terapia psicológica, únicamente vamos a ver estrategias para ayudarnos a sentirnos mejor. En el caso de problemas más graves, sería necesario terapia psicológica personalizada, hay muchos psicólogos que seguimos trabajando de forma on-line estos días.

Queremos ver, desde el máximo respeto a la situación, una serie de estrategias para sentirnos mejor.

Tenemos una situación real que es la que es, esa es nuestra realidad externa, de esa realidad externa hay una parte que por desgracia no se puede cambiar, pero hay una parte que sí que es cómo actuar ante esa situación.

Tenemos problemas reales, como hemos dicho problemas graves de tema laborales o de salud, bien, vamos a dedicar un rato al día para establecer soluciones reales (no sirve de nada estar todo el día triste o quejándome si no planteo una solución) Entonces vamos a planificar un tiempo, una hora en la que me voy a dedicar a dar soluciones a esos problemas, en vez de dejar que esos problemas nos inunden todo el día.

Esta planificación que sea de verdad, planteándonos a qué hora vamos comenzar y cuánto tiempo le vamos a dedicar. Además, plasmar estas soluciones por escrito, para que sean más fácil de realizar.

Por ejemplo, me preocupa la salud de mis padres, que son población de riesgo, igual, aquí existe un problema real, entonces tengo dos opciones, dejar que esta emoción negativa de preocupación me inunde todo el día. o sentarme y ver soluciones reales a este problema.

Es la diferencia entre sentirme mal psicológicamente pero no hacer nada, y ser resolutivo y pensar y resolver.

En el caso que hablamos, de la preocupación por los padres, un plan de actuación puede ser, voy a llevarles yo la compra, voy a llamarlos dos veces al día, etc.

Esto lo que quiere decir es que nosotros tenemos una realidad objetiva, lo que hemos llamado realidad externa, pero dependiendo de los pensamientos que tengamos ante esa situación nos va a afectar psicológicamente de una forma u otra. Lo que estamos haciendo aquí es contextualizando problemas, para que esos pensamientos negativos no inunden todo nuestro día, e intentando darles solución a estos problemas.

Los pensamientos son cosas que nos decimos a nosotros mismos, nuestros pensamientos pueden dañarnos y afectar a nuestro estado de ánimo, pero de igual forma también puede ayudarnos a sentirnos mejor. Lo bueno es que nosotros podemos decidir y elegir que vamos a pensar.

Para esto es también importante que los pensamientos que tengamos sean reales, vamos a explicarlo, si yo digo soy la “peor madre del mundo”, eso es incierto, estoy exagerando una situación, y en vez de decirlo en términos reales, lo exagero, lo cual solo me hace sentirme peor psicológicamente. Si lo que ha pasado realmente es que este día estoy más nerviosa y he gritado dos veces a mis hijos, eso sería lo que tengo que decir, eso es algo observable y real. Lo otro es un error de pensamiento a la hora de valorar la situación

Cuando la situación se habla en términos realistas es cuando de verdad se va a poder solucionar esa situación, es decir, yo puedo dejar de gritar a mis hijos eso es algo real y observable, pero como intento solucionar el no ser “la peor madre del mundo…”

Vamos a intentar que todas las cosas que decimos, las digamos en términos reales, ya que con las cosas reales se pueden poner solución, con las exageraciones es muy difícil trabajar, solo nos hacen sentirnos peor, y nos afectan a nivel psicológico, y por supuesto a la psicología de nuestros hijos.

Este consejo es importante cuando nos hablamos a nosotros mismos, pero también es importante tenerlo en cuenta cuando le hablamos a los demás.

Y es que es un círculo vicioso, lo que pienso “peor madre del mundo” (pensamiento) me hace sentirme mal, irascible enfadada (sentimiento); y eso me lleva a la acción: regaño más, grito más, aguanto menos, mis comportamientos son peor.

Lo bueno es que ese círculo también lo podemos utilizar en el caso contrario, para nuestro beneficio, y es que si cambiamos una de esas cosas pensamiento, emoción o conducta todo lo demás se va a ver alterado positivamente. Por ejemplo, uno de estos días me levanto mal por estar harta de la situación.  entonces podría quedarme en el sofá retroalimentando mis pensamientos, y dejando crecer mis emociones negativas, afectando a la psicología de nuestros niños y a la nuestra. Pero en vez de eso me pongo a realizar una actividad, por ejemplo, a ordenar el armario y me concentro de verdad en esa actividad, ya estoy rompiendo el círculo, y si me concentro de verdad, seguramente al rato, mis pensamientos habrán cambiado de foco y se habrán centrado en la actividad que estamos haciendo y quizás pasado un rato más haya cambiado también mi estado de ánimo. Mi estado emocional será mejora, y la psicología infantil de nuestros hijos también lo agradecerá.

Para eliminar pensamientos negativos, y mejorar nuestro estado emocional y la de nuestros hijos, es que cada vez que aparezcan estos pensamientos, hay que añadir la coletilla “si pero…” y en el pero añadir dos cosas positivas que también tengas, y que no las puedes repetir más durante ese día. Ejemplo pensamiento negativo: “estoy ya harta” viene y entonces a mí me toca añadir, pero “tengo un hijo precioso” y “mis padres tienen salud” Esto va a conseguir dos cosas, que cada vez que diga algo negativo, venga acompañado de algo positivo, y que por el esfuerzo que me supone estar buscando cosas positivas pase ya de decirme pensamientos negativos.

Otros consejos: organizar el tiempo, arreglarse, ponerse ropa de calle, aunque no vayamos a salir, mantener unas rutinas, tener cuidado con la sobreinformación, intentar realizar alguna actividad placentera, si es ejercicio mucho mejor, puede ser también dedicar un tiempo a mantener el contacto social con personas que nos transmitan alegría o tranquilidad, con los que nos gusten tener el contacto, escuchar música mientras realizamos las obligaciones de casa, o puede ser ver una serie o película que nos guste. Lo que nos apetezca pero que sea un rato placentero al día, tu momento.

El sueño:

Otro aspecto que también se ve afectado en estas circunstancias es el sueño, vamos a ver a continuación algunas técnicas para mejorar este ámbito. Uno podría ser intentar reducir la ingesta de café u otros estimulantes durante el día, no echar siesta, intentemos mantener unos horarios de despertarnos y acostarnos similares a nuestras rutinas. Antes de la hora de dormir intentemos no estar expuestos a pantallas ni demasiada luz, que vuestro cuerpo vaya sabiendo que es hora de dormir. Si la lectura os relaja, es una buena idea leer en otra habitación antes de dormir. Es positivo también utilizar algunas técnicas de respiración o relajación en esta situación.

Nuestro equipo de profesionales (psicóloga infantil, experta en atención temprana en Almería, logopedia, fisioterapeuta y nutricionista) seguimos trabajando para vosotros, y esperamos que estos consejos escritos de nuestra área de psicología de infantil de Almería, mejore vuestro bienestar. En la Vega de Acá, junto al parque de las familias puedes encontrar nuestro Centro de psicología infantil y logopedia en Almería.

CENTRO DE PSICOLOGÍA INFANTIL EN ALMERÍA, síguenos