La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

¿Qué es la disgrafía?

Publicado 21/11/2019

Desde las áreas de psicología infantil y logopedia del Centro Alcanza os vamos a hablar de la disgrafía, un trastorno que lleva asociado un alto fracaso escolar.

Entre los trastornos del aprendizaje se encuentran el déficit de atención, las dificultades neuropsicológicas de aprendizaje (dislexia, discalculia, disgrafía), los trastornos del lenguaje o alteraciones psicomotoras, entre otros.  Se estima que afecta a más de un 10% de la población escolar. Los niños con disgrafía tienen dificultad para ejecutar el acto de escribir, suelen tener  problemas de coordinación de los músculos de la mano y el brazo, lo que dificulta a los menores  afectados dominar  el lápiz, bolígrafo o cualquier objeto que utilice, de la forma adecuada para escribir de manera  legible, también pueden encontrar problemas a la hora de organizarse y o de plasmar sus ideas de forma escrita.

Si en edades tempranas no se interioriza bien la habilidad de la escritura, esto puede llevar a una capacidad mucho menor a la hora de comunicarse con otras personas, preparar listados y escribir para organizarse mejor las tareas diarias, u optar a puestos de trabajo superiores, entre otras consecuencias negativas para el afectado. Es recomendable una atención temprana al niño, lo más temprana posible, para poder corregir la disgrafía y así evitar problemas mayores en la infancia, adolescencia y edades adultas. Cuanto menor sea la edad del niño, mayor será la plasticidad de su cerebro y por tanto, más fácil será su recuperación si padece este tipo de disfunciones. No está claro el principal motivo que produce la aparición de la disgrafía en algunos casos puede ser predisposición genética del menor, alguna lesión menor en el cerebro, a veces se da en niños ambidextros o zurdos que se les enseña a escribir con la derecha, en niños con problemas psicomotrices (con alguna alteración en el desarrollo que  no pueden coordinar bien los movimientos del brazo y de la mano) pero a día de hoy,  las causas son poco claras. Pero la psicología infantil, la fisioterapia pediátrica y la logopedia nos da muchas herramientas para mejorar el aprendizaje en estos niños.

 

¿Mi hijo tiene disgrafía?

Los niños y niñas con disgrafía tienen cuantiosos errores en la escritura de palabras aisladas y en la composición de textos o frases, es importante tenerlos en cuenta para poder detectar este tipo de dificultades específicas lo antes posible para que puedan recibir una atención temprana. En muchas ocasiones, erróneamente de atribuye a falta de interés, inmadurez, falta de atención, a baja capacidad intelectual, etc.

Existen números signos de alerta que podemos observar en niños o adolescentes con disgrafía, a continuación os numeramos algunos de los más comunes.

  1. Escritura sucia. Mala letra acompañado de rechazo a escribir.   
  2. No puede escribir los pensamientos en un papel . 
  3. Cansancio muscular de la mano, llegando a tener dolor.
  4. Copia los textos con lentitud y no escribe frases completas.
  5. Dificultad para organizar las palabras de izquierda a derecha.
  6. Se le complica escribir sobre una línea y dentro de los márgenes de una libreta.
  7. Tiene problemas para entender mapas, tiene dificultad con la discriminación de forma y el espaciado de letras.
  8. Problemas con las tareas de motricidad fina, como atarse los zapatos, hacer  un puzzle,  abrocharse los botones, recoger objetos, sostener un lápiz adecuadamente, cortar, etc.
  9. Le cuesta cortar papel con tijeras, le cuesta mantenerse dentro de los márgenes.
  10. Le cuesta seguir las reglas en los juegos.
  11. Mezcla letras mayúsculas y letras minúsculas.
  12. Problemas a la hora de contar historias.
  13. Puede deletrear de manera oral, pero comete errores al escribirlo.

 

¿Quién trata la disgrafía?

Del tratamiento de la disgrafía se encargará el psicólogo infantil y el logopeda, el psicólogo será el encargado del tratamiento de la parte psicopedagógica y neuropsicológica del problema, mientras que el logopeda se encargará de  toda la parte relacionada con el lenguaje, la comunicación, el desarrollo psicolingüístico, la lectoescritura, el habla y la parte sensoperceptiva. Lo más apropiado es que la valoración la realice un equipo multidisciplinar como el que trabajamos en el Centro Alcanza, en el que el cada profesional (psicóloga infantil, logopeda, pediatra y fisioterapeuta infantil) aplique las pruebas que le competen. Los niños con disgrafía pueden tener otras dificultades del aprendizaje. La que ocurre más frecuentemente es la dislexia. Nuestro Centro, es un centro multidisciplinar y exclusivamente infantil y adolescente y está especializado en dislexia y disgrafía, nos recomienda Diverlexia, referente a nivel nacional en los tratamientos más novedosos y efectivos de estos trastornos.

Si tienes alguna duda sobre el desarrollo de tu hijo no dudes en contactar con nosotras, estaremos encantadas de ayudarte a resolver tus dudas, estamos en la Vega de Acá, en Almería capital, junto al Parque de las Familias. Nuestros servicios (exclusivamente infantiles y adolescentes) son psicología infantil, psicología adolescente, atención temprana, logopedia, fisioterapia pediátrica e infantil, pediatría y nutrición infantil.