La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Nutrientes esenciales para nuestro hijo

Publicado 01/05/2019

Desde el Centro de Desarrollo Infantil ALCANZA (especialistas en psicología, atención temprana. Logopedia, nutrición y fisioterapia infantil) nuestra nutricionista Mari Ángeles, nos ha preparado un interesante artículo para mejorar la alimentación familiar. Seguro que lo disfrutáis.

La alimentación de los hijos es algo que preocupa mucho a las familias: ¿estará bien alimentado?, ¿será suficiente la cantidad, ¿otra vez le doy pasta?. Son preguntas que rondan la cabeza de cualquier papá. Lo más importante es que la alimentación sea variada y equilibrada.

Cuando nuestro hijo comienza a comer, nos surgen las dudas de si lo estaremos haciendo bien, nos quedaremos cortos o le estaremos dando demasiada comida, al ser tan grande el mundo de la alimentación,  nos hace dudar, desde el Centro Alcanza vamos a detallar los principales nutrientes y nuestra dietista-nutricionista te va a dar ideas y consejos para cubrirlos.

Primero, una dieta equilibrada debe cubrir sus necesidades de energía y debe de tener grasa, proteína e hidratos de carbono, a continuación vamos a conocer cuáles son sus funciones y dónde podemos encontrarlos:

-La proteína ayuda en la construcción, mantenimiento y reparación de los tejidos y ayuda al sistema inmunitario.

Se encuentra en carnes y pescados, además en lácteos pero también en las legumbres, el huevo, en los frutos secos como las nueces y en opciones vegetarianas como el tofu ó la soja.

-Los hidratos de carbono son esenciales y nunca podemos eliminarlos de sus menús, y de su correcta nutrición, ya  que su función es proveer de energía al cerebro y a nuestros músculos, mejor se los ofrecemos de forma saludable y en su versión integral. Algunos ejemplos son las pastas, el arroz, el pan, la patata.

Hay otro tipo de hidratos, que son los llamados azúcares simples (dulces, golosinas, azúcar, zumos…), el consumo de éstos se debería reducir a menos del 10% de su ingesta calórica total. Claramente superamos estos límites, pero ese es otro tema que os detallábamos en un artículo anterior

-Las grasas son la principal fuente de energía, y para nuestro cuerpo es una reserva para cuando necesitamos energía extra para que continúen jugando sin parar, pero también ayudar a la absorción de vitaminas, forman parte de las hormonas y contribuyen al desarrollo del sistema nervioso. Como siempre, nos aseguraremos de ofrecer las formas más saludables, evitando los fritos, y las grasas procesadas como la de palma o la margarina, mejor ofrecer aceite de oliva virgen extra, salmón u otros pescados azules, aguacate o aceitunas a la hora del aperitivo y si nos apetece un dulce prueba la mantequilla de cacahuete 100%.

Pero en una correcta nutrición infantil, no nos podemos olvidar de las vitaminas y minerales.

La vitamina C facilita la absorción de hierro proveniente de los alimentos para evitar los casos de anemia y también ayuda a fortalecer el sistema inmune para luchar contra los resfriados y otras infecciones. Si cocinamos las verduras esta vitamina pierde propiedades, así que al menos una de las raciones de vegetales sea cruda, acostúmbrate a poner una ensalada en la mesa y ¡asunto solucionado!

Los alimentos más ricos en esta vitamina son las frutas ácidas como la naranja y las fresas, y las verduras como el tomate o el pimiento, prueba las frutas tropicales como la papaya y el mango.

Otro de los nutrientes fundamentales durante la época de crecimiento es el calcio, necesario para el crecimiento de los huesos, necesario hasta la adolescencia, también nos ayuda en el funcionamiento del corazón, de los nervios y los músculos. Lo obtenemos fundamentalmente de los lácteos como la leche, el yogurt o los quesos, pero también de verduras de hoja verde como el brócoli, la coliflor, las espinacas o el kale.

Si no sueles consumirlos existen muchos alimentos enriquecidos en calcio como las leches vegetales.

Otro de los minerales por excelencia y que debe aparecer en la nutrición de nuestros pequeños, ya que si no puede limitar su crecimiento, es el hierro.

Este mineral participa en la formación de la sangre siendo la base de la hemoglobina, que es la encargada de transportar el oxígeno a todas las partes del cuerpo, de ahí la importancia que desde los 6 meses de edad, el bebé consuma alimentos ricos en hierro, adaptándolos a su alimentación.

Debemos aumentar el consumo de carnes rojas, mariscos de concha, atún, salmón, legumbres, acompañándolos con alimentos ricos en vitamina C para favorecer la absorción de hierro.

Prueba a preparar un plato de pasta con almejas, mejillones, berberechos y una salsa casera de tomate y de postre una naranja, esta de rechupete y los papás pueden estar tranquilos porque es muy nutritivo.

¡A disfrutar!

Nutrición Infantil AlmeríaNutrición Infantil Almería