La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

La psicología... esa gran desconocida

Publicado 18/01/2016

Es un poco triste observar el gran desconocimiento que hay sobre la psicología, la psicología de adultos, por desgracia, ya lo sabemos…. Quien no ha escuchado frases como… es que tengo mucha psicología o es que yo soy un poco psicólogo o algunas peores como para que vas a ir al psicólogo es que estás loco… Además de otras opciones más dañina como mira con esta pastillita ya verás como mejora su ansiedad o su estrés, algo que quizás se podría solucionar con algunas pequeñas técnicas y aprender relajación; y a diferencia de la pastillita eso sí sería aconsejable que le acompañará toda la vida…

Pero últimamente estoy observando que este desconocimiento existe también en la psicología infantil, para los partidarios de crianzas más naturales somos “personas estrictas que cuadriculamos a los niños” y para otros somos “los responsables de no poder castigar a los niños por que se traumatizan, y que un cachete bien dado nunca ha hecho daño a nadie…” Lo triste es que no sólo el ciudadano de a pie piensa esto, si no que algunas personas que se dedican a campos relacionados con la salud o la educación también, personas en las que los padres confían y que una opinión basada en sus prejuicios (entendiendo aquí la palabra prejuicio en la forma más benigna y literal, como es juzgar antes de conocer) como decíamos… que por esta opinión, estos padres dejen de buscar o de confiar en algo que podría aportar un gran bienestar familiar.

Os imagináis diciéndole a un médico como te tiene que operar, por que tú de pequeño, siempre ganabas en el juego de “Operación”???!!! Parece un poco ridículo, ¿verdad? Pues hagamos lo mismo con los temas referentes a psicología, ya que aunque a veces seamos los grandes olvidados, la nuestra también es una ciencia, y lo que realizamos está basado en evidencias empíricas.

Y centrándonos en mi campo en particular, y en mi experiencia personal, los psicólogos solo estamos ahí para apoyar a la familias, para realizar una intervención lo más funcional posible, y lo más específica para esa familia en concreto, para intentar que haya una mayor comprensión y por tanto empatía (preciosa y necesaria palabra) hacia el niñ@, y para que los “PROBLEMAS” se acaben convirtiendo en roces cotidianos y naturales del día a día.

Si este texto no os ha aburrido demasiado, y os ha ayudado a entender y empatizar con la labor del psicólogo, entonces habrá cumplido su objetivo.

 

Este texto una idea original de CENTRO ALCANZA, si os gusta y lo queréis compartir, nos sentiremos muy alagadas, pero no os olvidéis de citar su procedencia, ¡¡gracias!!