La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Charla Médica: Medidas preventivas ante los golpes de calor

Publicado 30/06/2017

Hoy el área de pediatría del Centro de Atención Temprana y Desarrollo Infantil ALCANZA ha realizado una interesante charla para prevenir posibles golpes del calor en los niños, impartida por la doctora Adela Cristina Cis, médica especialista en niños, cardiología infantil y en medicina del deporte en infancia.

Una charla muy interesante donde hemos visto la importancia de proteger a los más pequeños, y que hacer en el caso de que ocurra, una cosa muy interesante que nos ha dicho nuestra compañera es la importancia de mantener a los niños hidratados, ofreciendo agua continuamente aunque no exista demanda.

Los síntomas que podéis observar son:

  • Aumento  de la temperatura corporal (39ºC o más) y una abundante sudoración al inicio del golpe.
  • Puede venir acompañado de dolor de cabeza y en casos extremos confusión o pérdida de conocimiento.
  • Fatiga.
  • Puede presentar calambres musculares.
  • Puede producirse náuseas y/o vómitos.
  • En la piel se observará, piel enrojecida, caliente y, en los casos más extremos, sin sudor.
  • Aumento de las pulsaciones o frecuencia cardiaca.
  • En algunos casos se sienten problemas para respirar y sensación de falta de aire.
  • Los casos más graves se producen si se permanece mucho tiempo en este estado sin tomar las medidas oportunas, y se juntarían varios de los síntomas anteriores: una piel caliente y seca, la taquicardia (aceleración del pulso), adormecimiento y pérdida de conciencia, síntomas que incluso pueden llevar al paciente a la muerte.

Algunas recomendaciones ante los primeros síntomas, es importante si hay varios síntomas, si existe pérdida de consciencia, o si no hay mejoría, acudir al centro de salud más cercano:

  • Buscar un lugar sombreado y fresco.
  • Aligerar la ropa para que el cuerpo se ventile.
  • Abanicar o ventilar el lugar para disminuir la temperatura corporal del pequeño.
  • Mojar al niño con agua tibia que lo refresque. Se pude colocar un paño mojado en frente, nuca, muñecas, axilas o ingles.
  • Ofrecerle agua para rehidratar. El contraste con un agua excesivamente fría puede ser perjudicial, por lo que conviene que esté fresca pero no helada.
  • Con temperaturas superiores a 40 grados se debería bañar en agua fría para intentar disminuir la temperatura hasta los 38º, momento en el que se detendría el frío para evitar una hipotermia y pudiéndose reiniciar el proceso si la temperatura volviera a elevarse.

Tener un golpe de calor o sufrir una insolación nos hace más sensibles a las condiciones calurosas durante más o menos una semana después, por lo que habrá que evitar especialmente las situaciones de riesgo.

 

Ya sólo me queda agradecer a las familias su asistencia y participación,

y a nuestra compañera la doctora Adela Cristina Cis por disipar nuestras dudas.

¡¡¡Gracias a tod@s!!!

 

Charla de pediatríaCharla de pediatría