La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Carta de una mama a su hijo con Autismo

Publicado 07/04/2015

Desde el centro de Atención Temprana y Psicología Infantil Alcanza compartimos con vosotros/as una preciosa carta que escribe una mamá a su hijo Alejandro en su primer cumpleaños. A nosotras nos parece preciosa ¿qué opináis?

Señor autismo,

Aunque llevamos ya algún tiempo conociéndonos, solo hasta hace muy poco, he podido acercármele y hablarle con calma. Al principio fue imposible, su presencia me asustaba, me llenaba de rabia, me hacía llorar incansablemente y me dolía profundamente. Sus colores dañaban mis ojos, no me dejaban ver a través de su espectro y su insistencia por quedarse me mortificaba día a día.

Pregunté sobre la razón de su visita, o por qué decidió escoger a mi niño, pero no hallé respuesta; al parecer su espectro es tan grande que aún queda gran parte por ser explorado y conquistado. Traté de ignorarlo, pero usted tercamente decidió quedarse y a medida que pasó el tiempo su presencia fue tan evidente que tuvimos que aprender a convivir.

 

Cuando Alejandro cumplió su primer año de vida, usted estaba fuera de nuestro imaginario, ni terapias para lidiar con usted hacían parte de nuestras rutinas diarias. Sin saber de su presencia entre nosotros, yo solo veía a mi niño, soñaba y escribía:

*Te veo anciano, sabio, sereno, en paz. Cansado por el paso más no por el peso de los años; acompañado, agradecido, feliz.

Te veo adulto, exitoso, dedicado. El mejor en tu oficio, apasionado, digno de confianza, prudente, seguro, valiente, responsable, honesto, solidario, generoso, feliz.

Te veo joven, romántico, loco, soñador, ilusionado. Persistente, trabajador, encantador, cortés, enamorado, optimista, auténtico, libre, sin prejuicios, feliz.

Te veo adolescente, confundido, preocupado, a veces triste, malhumorado. Con ansias de conquistar el mundo, irreverente, arriesgado, sincero, sagaz, pero feliz.

Te veo niño, travieso, inocente, amoroso. Cazador de luciérnagas, mago, curioso, el mejor amigo, el cansón hermano, espontáneo, pícaro, feliz.

Hoy te veo bebé, gracioso, tierno, frágil, dulce, delicado, inteligente. Te baño, te cambio el pañal, te visto, te alimento, te canto, te abrazo, te entretengo, te miro y te veo feliz… y me siento feliz.

Hoy también me siento feliz… Mentiría si le digo que me agrada su compañía, pero casi tres años conviviendo con usted, me han hecho aprender muchas cosas y me doy cuenta que mi premonición no ha cambiado, ni cambiará a pesar de su presencia. Estoy tranquila, porque sigo viendo al niño, al joven y al adulto feliz; aunque la realidad de Alejandro es distinta, es igual de valiosa a la del resto de nosotros.

Aún tenemos un largo camino por recorrer. Información, concienciación, aceptación, inclusión, nuevos retos y tareas para quienes convivimos en su espectro.

Por lo menos ya podemos sentarnos a dialogar sin reproches.

Respetuosamente,

Mama

*Poema para Alejandro con motivo de su primer cumpleaños publicado aquí oneplusoneisfour.net/2012/09/20/premonicion/

Sofia Prada